Para que, al igual que María, “mujer del cuidado”, las naciones unan sus esfuerzos para responder a la crisis humanitaria mundial, ayudando a restablecer la salud, la seguridad y la educación de las personas empobrecidas por los conflictos y los desastres. Oremos.